Historias enredadas

Cuando te encierras en una historia y no la superas te enredas en ella, corres el riesgo de caer en un bucle de malas decisiones por no saber llegar al verdadero problema, a veces no queremos ver algunas cosas que están dentro, sentimientos que se han generado sin ni si quiera buscarlos y tenemos que dar con ellos para saber detectarlos y atacarlos si se requiere. Ser sinceros con nosotros mismos no es fácil, reconocer que te gusta algo que realmente no es lo correcto tampoco, todo es el impulso salvaje que llevamos en nuestro instinto y que tenemos que estar muy conectados con nuestro yo para entender que esa parte salvaje nos viene instalada dentro, son todos los recuerdos de los que ya vivieron, de los que forman parte cada una de las moléculas de energía de la que estamos hechos. Dejad de engañaros, miraos, descubrid hasta la parte más profunda de lo que tenéis dentro, olvidad todo lo que os han vendido de descubrir lo que no está a vuestro alcance y empezad a descubrir lo más bonito y real que tenéis, vuestra alma.