Los ciclos de mi luna

Me envuelvo en la danza de los ciclos que marcan el compás de cada luna.


La diosa que llevamos en los ovarios cada mujer se estremece, se siente, se vive...

Durante años perdí la conexión con mi menstruación creyendo que la medicina ortodoxa me ayudaría a regular mis ciclos con anticonceptivos, pero más que eso, lo que hizo fue dormirlos, desconectarme de esa parte tan importante de mi, esa parte que nos trae información mes a mes de cómo funciona nuestro cuerpo. Un día decidí dejar todo aquello y escuchar a mi cuerpo, noté poco a poco como fue despertando la mujer que anidaba dormida dentro de mi y sentí como le costaba volver a sus ritmos naturales.


Se ayudó de la naturaleza para encontrar equilibrio, estamos rodeados de materia creada con el único propósito de servirnos, alimentarnos y curarnos... y en la conexión más fuerte con su esencia, entre hierbas y aceites un día la balanza se equilibró, y la danza de los ciclos la llevaba cada luna nueva a regar con su sangre la tierra que nos regala su fruto, creando equilibrio en forma de alabanza.