Gritos de libertad

Estamos sometidos a una manipulación constante tanto dentro de las redes como fuera de ellas, nos anestesian para que no queramos pensar por nosotros mismos, no vayamos a tomar nuestras propias decisiones. Quieren vernos sometidos, que sintamos miedo, que acudamos a ellos en busca de las migajas que nos reparten para tenernos con la boca cerrada y obedeciéndolos.

El sistema tambalea, sabe que le queda poco de vida y mientras eso pasa más presión hace en el pueblo. Se nos olvida de donde venimos, se nos está olvidando por todo lo que se ha luchado, y no lo merecen, nuestros antepasados no merecen que olvidemos su lucha, una guerra por nuestros derechos, por esos derechos que olvidamos cuando nos evaden con una hiperconexion, con el miedo a un virus, cuando el único virus son ellos. Ellos infectan ese pasado por el que se luchó con uñas y dientes para que hoy nosotros nos acojonemos y nos olvidemos.

Pero yo no puedo quedarme callada mientras todo esto ocurre y quiero gritarlo, quiero gritar que somos fuertes, que somos independientes y que no necesitamos de un sistema obsoleto y pasado de moda para sobrevivir. Aún nos quedan nuestras manos, nuestra fuerza y nuestra energía, nos han invadido de necesidades absurdas que nunca hemos necesitado. Somos humanos, somos una raza animal que no ha venido al mundo a distorsionar lo que realmente somos. No os olvidéis, parad un segundo y recordad cuáles son las verdaderas necesidades que tenéis cada día. Que es lo verdaderamente imprescindible. Y de todo lo demás, de todo lo que te sobra, mírate si no es parte de la manipulación más grande que jamás hayamos vivido, a lo que nos han sometido.

Siento rabia y dolor, de ver a mi pueblo manejado cual marioneta por este sistema fósil y obsoleto.

Pero hay esperanza, es una luz que reside dentro de nosotros y debemos escuchar, busca ahí tu verdad. Es la única que vale.









Fotografias Olmo Gomez