El templo sagrado

Estos cuerpos son sagrados.

Y no han venido a cumplir ninguna expectativa, nacieron para ser rebeldes,

nacieron lobos, no corderos.

Estos cuerpos no nacieron dóciles, vinieron a expresar y a dejar su huella en la vida, vinieron a seguir curando heridas, esas mismas que traemos heredadas de nuestros ancestros y que vienen a hacernos evolucionar.

Y a veces aunque joda, también han venido a incomodar, a hacer arder tus ideas, a producir cortocircuitos en muchas mentes.

Y puedo llenarme de fuego por dentro constantemente por que quiero gritar

y llenarme de aire y sentirme libre para volar

y con todas mis Luces y sombras ponerme a crear

Por qué este cuerpo sagrado, en su danza de alquimia salvaje, para nada vino a agradar.