La niña que habita dentro

Soy la mujer que mi niña quiso ser, siempre observando el cielo y sintiéndose parte infinita del todo, conectada con el poder de la creación para contar historias que habitaban en su memoria, viendo el reflejo de una luz muy especial.

Traigo grabada en la piel la historia de mis ancestros para darle voz a las nuevas estructuras que componen el ser más real, primitivo y salvaje, para que no se nos olvide a qué hemos venido, aunque lo hagamos en silencio mientras recorremos este bonito sendero.