Bailando en otras vidas

Nos vimos bailando la misma canción que en vidas pasadas y la sensación que me atravesaba era suficiente como para saber que he estado otras tantas buscándote, entre bares llenos de humo y sonido acústico, mezclándonos entre la gente, disimulando que éramos nosotros.

Cruzándonos por las esquinas de las pirámides que alientaban nuestro encuentro.

Por que esto tenía que desenvolverse en este plano, en este justo momento, para así entrar de la mano a esta nueva era que se abre ante nuestros ojos.

Y de un parpadeo me preparé, de forma intensa, por que tenía que estar preparada para recibirte.

Y abrí de par en par los brazos y el corazón para hacerlos tuyos, para unir cada célula que nos compone y hacernos uno solo.

Inmersa en unas pieles que son las mías propias, inmersos en un amor que nos cura las mil vidas en las que jugamos a escondernos.

Y ahora cada cara de Neptuno puedo verte envuelto en mil fantasías que preparo con antojo para que juguemos... sutilmente atravesados.